Paseo en barco por el Guadalquivir

Home / Qué hacer en Sevilla / Paseo en barco por el Guadalquivir

 

Contratar un paseo en barco (también denominado crucero) es una forma más de descubrir Sevilla, con la que conseguir una perspectiva diferente de la ciudad. El Guadalquivir forma parte de la vida sevillana a todos los niveles, y se ha convertido casi en una calle más de la ciudad. Recorrerla es visitar lugares emblemáticos como la Torre del  Oro, la Plaza de Toros, el Barrio de Triana, los puentes antiguos…

Si viajas con niños, el paseo en barco será toda una aventura para ellos. Si vas con pareja, la recomendación es dar el paseo a última hora de la tarde, para disfrutar de un romántico atardecer desde el agua. Y si simplemente quieres conocer la ciudad a fondo, disfrutarás de las explicaciones a bordo, para que entiendas en profundidad la importancia histórica y monumental del recorrido.

Dónde tomar el paseo en barco

La mayoría de los barcos turísticos están atracados en el Muelle del Marqués del Contadero, aunque si preguntas lo más normal es que la gente lo conozca como el embarcadero de la Torre del Oro, que está literalmente al lado.

Crucero y paseo en barco en Sevilla
Si vienes en coche, hay un par de parkings al lado donde podrás aparcar sin problemas (en la calle será bastante más complicado, dependiendo de la época del año prácticamente imposible).
Si estás en la orilla opuesta del río, el puente más cercano es el Puente de San Telmo, que comunica la Plaza de Cuba con el Paseo de las Delicias.

Como ves, para hacer ese crucero en barco no necesitas salir de la zona turística, simplemente acercarte hasta el muelle ya es un paseo interesante en sí mismo. En la oficina de Turismo te pueden dar un mapa de la ciudad y más información al respecto si la necesitas.

Precios y horarios del crucero por el Guadalquivir

Dependiendo de la naviera, el ticket para dar un paseo en crucero cuesta entre 16 y 20 € por persona.

Crucero en Sevilla por el Guadalquivir Estamos hablando del tour más típico y sencillo, que dura aproximadamente una hora. Los cruceros tienen dos cubiertas, y cuentan con locuciones en varios idiomas por megafonía, máquinas de autoservicio por si quieres tomar algo y por supuesto aseos.

Si quieres asegurarte un buen precio, así como tener plaza el día que más te interesa, lo mejor es que compares precios por internet y reserves tu plaza con antelación. Aquí tienes dos de las páginas más populares, con precios bastante ajustados:

En verano los horarios van entre las 10:00 y las 22:00 horas, de nuevo dependiendo de la compañía con la que contrates. Entre noviembre y marzo el horario se reduce un poco, y el último barco sale en torno a las 19:00 horas. Los barcos salen cada 30 minutos.

Si buscas algo un poco más exclusivo, tienes la opción de contratar un yate: mucho menos aforo por un precio que ronda los 35 € por persona. El viaje dura una hora y media aproximadamente, y te invitan a tomar algo durante el recorrido. Además ¡el yate tiene aire acondicionado! Puedes reservarlo aquí:

Y si las locuciones por megafonía se te quedan cortas y quieres más explicaciones, también tienes la posibilidad de combinar el paseo en crucero con una ruta guiada a pie. Por ejemplo, con esta opción un guía local te descubre los secretos del Barrio de Triana, y luego podéis relajaros con un paseo en bote por el Guadalquivir:

El crucero es ecológico y silencioso, mucho más íntimo que el paseo normal. También te dan la opción de tomar algo mientras navegas, aunque las bebidas no están incluidas en el precio (sobre 40 €). La duración total de todo el paseo (a pie + navegando) es de unas tres horas.

Por qué dar un paseo en barco por Sevilla

Para escapar del calor. Sobre todo si vas en verano, ya debes contar con que las temperaturas serán muy altas. Así que en vez de refugiarte en el hotel, ver la ciudad desde la cubierta de un barco, sentado y a la sombra, parece una idea estupenda.

Porque es una parte fundamental de la ciudad. ¿Te imaginas estar en Sevilla y no visitar la Plaza de España o el Barrio de Triana? Pues lo mismo con un paseo en barco: es algo que simplemente tienes que hacer.

Por hacer turismo cómodamente. Las explicaciones por megafonía complementan las vistas para que conozcas más a fondo la ciudad, y no te limites a sacar fotos sin identificar lo que estás viendo.

Porque es una experiencia única. Los niños se lo pasan en grande, las parejas disfrutan del romanticismo del entorno y el Instagram de los pasajeros echa humo. Además, montar en barco no es algo que la mayoría de la gente haga todos los días.

El Guadalquivir, un río lleno de vida

El Guadalquivir es el único río navegable de España, una característica que configura no solo la geografía sevillana, sino que ha influido en su cultura y en los ritmos de una ciudad que rezuma vida por los cuatro costados.

Pasear por las riberas del río es disfrutar de un paisaje especial, más si te paras a tomar algo en alguna de las terrazas con vistas al cauce, o a tomar el sol en alguno de los muelles habilitados para eso.

También cruzar los puentes tiene su encanto. Desde el mítico Puente de Triana, el más antiguo de la ciudad, hasta la pasarela de San Jerónimo, inaugurada en 2011, cada vez que cruzamos el río nos metemos de lleno en una nueva zona de la ciudad que conviene descubrir con calma.

El Guadalquivir tiene también posibilidades deportivas -especialmente remo y piragüismo- y por supuesto turísticas, que son las que nos ocupan. Hoy en día Sevilla es una escala de cruceros turísticos, que llenan la ciudad de visitantes de corta duración. Y por supuesto están los paseos en barco por la ciudad, pequeños cruceros que se han convertido en una de las actividades más valoradas por los visitantes.

Navegando por la historia de la ciudad

El de Sevilla es el único puerto comercial interior de España, a 80 km de la desembocadura del Guadalquivir. Durante siglos y hasta hoy ha sido fundamental en la economía andaluza, primero por el transporte de mercancías y en los últimos tiempos por el de pasajeros.

Sevilla ha sido también punto de partida de grandes conquistadores. Desde aquí planificó Colón su viaje hacia las Indias, y desde aquí partió también Fernando de Magallanes para dar la primera vuelta al mundo.

Junto al embarcadero donde empiezan estos paseos en barco está la Torre del Oro. Esta torre de origen defensivo no solo es uno de los monumentos de visita imprescindible, sino que además alberga en su interior el Museo Naval de Sevilla. Entrar es muy recomendable, si realmente te interesa profundizar en esa parte de la historia de la ciudad.

Pero volvamos al barco. Durante el paseo veremos lugares de interés como la Plaza de Toros, los puentes antiguos y modernos, el Barrio de Triana, los pabellones de la Expo y la exposición iberoamericana de 1929, las torres de la Plaza de España, los conventos y monasterios de la ciudad…

Es probablemente una de las excursiones que más vas a aprovechar de tu estancia, una experiencia relajante y llena de encanto.

Resumen
Actividad
Paseo en barco en Sevilla
Puntuación
51star1star1star1star1star
 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.